Domingo Ruiz Aguilera

Mi página web como escritor


Mi Testamento:

PINTURA:


John Everett Millais 


  "La muerte 

     de Chaterton"




Mi Testamento
-----------------





"Cuando yo no esté"
--------------------------



Cuando yo no esté,

espero que nadie se acuerde de mí,

por ser aquel escritor 

de novelas, poesías,
 
relatos...

que vendió muchos libros o pocos.



Ni que se acuerden de mí

porque escribí tantos libros tan variados.


Tampoco porque hice tantos videoclips

llenos de muchos dibujos, fotos y música.



Cuando yo no esté,

espero que nadie se acuerde de mí,

por ser, a veces, una persona malhumorada,

como piensan algunos de mi familia,

pues solo busco estar en paz 

la mayor parte del tiempo,

como yo les dejo a ellos,

pues me gusta estar en silencio,

pensando en muchas cosas...



Cuando yo no esté,

espero que nadie se acuerde de mí,

por ser algo hostil, ajeno,

en las reuniones familiares.


Pues me gusta estar solo.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

de querer ser una persona como las de antes,

como cuando la gente respetaba a sus abuelos,

a sus tíos, a sus nietos, primos, sobrinos...



Pues es este el sentimiento que yo siempre

busqué en la vida real,

y trato de poner, en su personalidad,

en los personajes de muchos de mis libros.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por tratar, tristemente en vano,

de intentar convencer a la gente 

que la tecnología, el dinero,

la belleza, las apariencias, 

las risas burlonas...

no sirven de nada, 

si no se tienen verdaderos sentimientos.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona que prefería

ver, antes que la televisión, internet...

simplemente los amaneceres,

los atardeceres, 

que el mundo nos ofrece día a día.



De ser aquel que supo ver la naturaleza

como algo más importante en su vida,

pues no hay nada como ver los primeros
 
rayos de sol visto desde una montaña,

ni como poder sentir el viento,

el cual siempre me recordó a Escocia,

mi tierra prometida.



O sentir el frío de las gotas de lluvia,

recordándome siempre a mi personaje favorito,

María Wilson,

que le gustaba tanto, siendo su día, 

nuestros días,

favoritos.


O sentir el frío como algo que nos transporta 

al pasado, de cuando no había estufas,

ni aire acondicionado...



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona 

cuya principal pasión

era simplemente hacer 

curiosas excursiones por el campo,

como si de un explorador fuese,

metiéndose entre la maleza de los bosques,

de los campos... 

siempre buscando

algunas pequeñas ruinas olvidadas

por todo el mundo,

pues son como "cáspulas del tiempo"

esperando ser descubiertas y valoradas,

e investigar sus reales historias...



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona 

que buscó por siempre,

en toda su vida,

el amor verdadero, 

de parte de alguna mujer que nunca apareció,

sino solamente algunas similares.



Una mujer que no tenía por que ser 

físicamente atractiva,

como, por desgracia, siempre buscamos 

equivocadamente,

sino bella por dentro, que supiese valorar 

románticamente

la vida, 

como yo traté de hacerlo siempre.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona, aquel escritor,

que trató de llevarse bien con todo el mundo,

que perdoné siempre a todos, a todos,

a pesar de hacerme muchísimo daño,

pues por desgracia siempre me acuerdo

de todo y no consigo olvidar,

ya que en esta vida 

hay mucha gente que falta 

muy fácilmente al respeto

y luego nunca se arrepienten,

o si lo hacen, nunca saben decir "perdón",

aunque yo ya les perdoné estando en vida.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona que prefería

recordar lo bueno de todo el mundo,

de todas las personas, 

incluyendo las que me hicieron mucho daño.



Pues siempre soy y seré aquel que recordó

el pasado, con gran nostalgia.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona que quiso muchísimo

a su familia y familiares, 

incluyendo a los que ya no están,

incluyendo a los que nunca conocí,

como mi abuelo paterno Alfonso,

o mi bisabuela materna Carmen,

a quién siempre llamábamos todos

"abuelita Carmen",

o a su marido, 

el cual se llamaba Domingo,

como yo,

siendo él un pintor de tumbas, 

el cual murió siendo muy joven.


O mis tíos Miguel, Rafa, Pedro

... 

Y tías Carmina, Loli , 

Y amigos...



E incluso gente que admiro y admiraré 

siempre,

como Inma D.S., 

que murió con sólo 30 años de edad...

por la cual daría mi vida por ella,

si tal milagro fuese posible, 

para que ella pudiese 

seguir haciendo sus películas,

dirigir cortometrajes 

y todos sus proyectos que

dejó a medias tras su muerte.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona, aquel escritor,

que trató de inmortalizar 

a todos sus seres más queridos 

como personajes de su novela 

más importante,

"La promesa" 

y su continuación "

El bosque profundo",


en las cuales ellos 

están y estarán por siempre...




Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona, aquel escritor,

que en la vida real trató de ser feliz

junto a la mujer de su sueños 

que nunca apareció,

con la que quiso formar una familia,

tener un humilde hogar,

tener varios hijos...

viviendo en Escocia.



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

por ser aquella persona, 

que escondió "cápsulas del tiempo"

en algunas partes del mundo,

para que dentro de unos siglos después,

quizás,

haya alguien que comprenda lo que quise

ser en esta vida y nunca me dejaron ser,

ni la sociedad, ni la tecnología...



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

para que no me entierren,

o si lo hacen, 

para estar en una fosa común,

junto a personas desconocidas 

que allá suelen enterrar,

como vagabundos y demás desconocidos,

pues yo siempre fui un gran desconocido,

a pesar de que todos creen conocerme,

a pesar de tener nombre y apellidos

y vivir en una casa que nunca jamás tendré...



Cuando yo no esté,

espero que sí alguien se acuerde de mí,

para que cumpla mi único deseo,

que es ser incinerado,

y de repartir mis cenizas 

por muchos lugares,

como un poco de ellas 

en las tumbas de todos mis abuelos,

de mi querida abuelita Carmen especialmente,

así volveré a estar junto a ella, 

como antes de 1.979, 

cuando ella se fue 

teniendo yo 4 años de edad, 

pero que todavía la recuerdo muy bien.



Que alguien recuerde 

que otras partes de mis cenizas


estén depositadas en la Cruz Montigalá, 

justo en la parte

sudoriental de la montaña, 

cerca de las nuevas casas,

pues alla mi personaje, 

Domi, en mi novela "La promesa"

encontró a María Wilson 

por primera vez,

entre flores de cardos, 

símbolos de Escocia.




Que alguien recuerde 

que otras partes de mis cenizas

en algunos lugares muy concretos 

de Aberdeen, Glasgow, Stirling y 

Edimburgo (Escocia)

así como sobre la montaña de Arthur Seat,

donde siempre sopla el viento...



Que alguien recuerde 

que otras partes de mis cenizas

sobre las ruinas de Ca l´Alemany, 

las de Cal Coix Busquets,

de la glorieta secreta 

que aparece en la portada principal de

"La promesa",

y algunas montañas de Badalona,

pues, al igual que en los anteriores lugares,

es allá donde deseo que mi espíritu vague.




Mientras tanto, 

hasta el día de mi muerte,

que no sé cuando será...



Seguiré intentando, buscar en vano,

a la mujer de mis sueños, 

alguna María Wilson o similar,
 
en las miradas de algunas mujeres.



Seguiré viviendo una vida triste... 

pero feliz a mi manera,

refugiándome en mis libros,

en un romanticismo infinito

que me hace viajar en el tiempo a otras épocas,

y vivir las vidas de todos mis personajes,

como la mía propia.



Cuando yo no esté,

espero que nadie se acuerde de mí,

para no hacer llorar a ninguna persona,

pues no quiero poner triste a nadie.

Pues en esta vida hice todo lo que debí y 

quise hacer:

que es vivir con pura pasión, 

romanticismo, 

aunque nadie me comprenda.


Pues ser uno mismo es lo que importa.




© Domingo Ruiz Aguilera.


(9 junio 2.018)









"Cuando yo no esté" (Mi Testamento) - © Domingo Ruiz Aguilera -----------------------------------------------------------------------  


"Cuando yo no esté" 

----------- (Mi Testamento) 


 "Tan I´m nae there" 

------------ (Ma Testament)



 (Traducción al Scots, un idioma escocés) © Domingo Ruiz Aguilera 




 Mi largo poema sobre mi Testamento, que escribí el 9 de junio de 2.018 

el cual espero que alguien lo vuelva a leer, cuando llegue mi momento, quizás dentro de 10 o 20 años, o quizás algo más... para que recuerde mi único deseo que ojalá lo cumpla por mí. 


 

Este vídeo hace mucho que lo tenía hecho, e iba a publicarlo el 26 de noviembre del 2.019, pero he preferido esperarme hasta hoy 11 de enero de. 2.020. 


Pero no os preocupéis, pues estoy bien.


Simplemente he querido publicarlo públicamente, y no únicamente en mi web de escritor. 


 En el vídeo se ven también algunas portadas de diferentes partes de mi larga novela "La promesa", 

ya que es la más importante de mi vida, de entre todos mis libros. 


 Domingo Ruiz Aguilera


Para ver este vídeo tenéis que ir a Youtube.

Pulsad sobre el vídeo y aparecerá este mensaje:


"Disfruta de este vídeo en Youtube"
----------------------------------------------

Pulsad con el ratón sobre esta frase y
podréis ver el vídeo, confirmando antes que sois mayores de 18 años.